Yo SI lucho por lo que quiero, por el cine español

Me está resultando muy interesante el ejercicio de intentar llevar hacia adelante este blog para hablar de producción, escritura de guiones, desarrollo de películas y la industria cinematográfica en general. Me hace reflexionar y me motiva la idea de poder comentar con el objetivo de aportar una humilde opinión profesional. Durante la semana nos llegan a Filmarket Hub dudas, opiniones, emails, relacionados con el desarrollo de proyectos, la industria, guiones, posible colaboraciones, etc., que al llegar el final de la semana me cuesta seleccionar cuál merece más importancia. Aún así, creo que este fin de semana he encontrado en la correcta inspiración gracias a mi café favorito de Barcelona, el FabCafé, y he decidido hablar sobre un tema que creo que es sumamente importante para los profesionales del sector.

Es un tema un poco complicado porque puede ofender a muchas personas por lo que intentaré explicar lo que quiero transmitir lo mejor posible con el objetivo de no molestar la sensibilidad de nadie.

Hace unos años atrás, cuando apenas estábamos empezando nuestra carrera existía una concepción del cine en la industria que no aportaba otra cosa que decepción y terror por lo que nos esperaba. Un mensaje que constantemente se nos transmitía en las aulas, en el trabajo, las noticias, en la cena con los amigos, en los domingos con la familia, etc. Recuerdo que una vez, entró un productor muy importante a nuestra aula, se sentó, subió las piernas a la mesa y lo primero que dijo fue “De todos los que estáis aquí sólo uno llegará hacer una película”. En aquel momento me pareció gracioso, el postureo de ese hombre no aportó nada. Sin embargo, más adelante me di cuenta que él no fue el único que durante todo ese año nos estuvo diciendo a mis compañeros y a mi que no íbamos a lograr nada… Fueron muchos profesionales más. Por supuesto que no lo decían directamente, más bien se hacía sentir entre líneas. Entre quejas y culpas a terceros de lo mal que está todo, el mensaje, que se repetía una y otra vez, terminó colándose hasta el punto que te veías tomándote unas cañas con tus amigos y repetiendo lo mismo.

La diferencia entre mis colegas del cine y yo es que desde siempre he sufrido de optimismo crónico. Tal vez porque vengo de otro país no lo sé, pero lo que sí sé es que esto me permitió ver las cosas desde otra perspectiva. Entre ese productor y yo existe toda una nueva generación muy diferente a la que el conoció. La mía está dotada de nuevas tecnologías que nos permite hacer muchísimas más cosas que ese señor ni se puedo imaginar en su momento.

Cuando ese productor, que debe estar alrededor de los 45 años, hacía películas no existía toda la tecnología que tenemos ahora. No podía hacer teasers con cámaras tan pequeñas, no podía olvidarse del marrón que era rodar con 35mm, ni podía hacer una película con menos de 80 personas. Hoy hay pelis hechas con 30. Internet no tenía la fuerza transformadora que tiene ahora y no podía compartir con millones de personas gustos, opiniones, ideas, historias o guiones de manera online sin moverse de casa. Cuando ese señor hacía películas no tenía la posibilidad de acceder una plataforma online como Filmarket Hub que por un precio accesible puede conectar con cualquier productor del mundo, multiplicándose así las oportunidades.

“Tenemos una oportunidad y la tenemos ahora”

No me molestó lo que dijo, me molestó el cómo lo dijo. En ese preciso instante, sin importarle nada y sin preocuparse que le estaba hablando a los futuros cineastas, se sentó y mató la ilusión de seguir soñando. Y aquí es a donde voy con este post. Si en vez de entrar con esa frase hubiera entrado diciendo que hacer cine es una de las profesiones más difíciles que existe en el mundo, que hay que trabajar día y noche sin descansar, dirigiendo equipos de personas con distintas necesidades y personalidades, que el presupuesto suele escasear y que incluso puede tomar varios años conseguirlo, por lo que se necesita ser trabajador, extremadamente constantes, tener mucha disciplina y control mental aun teniendo infinidades de noches sin dormir, pasando día a día y pensando que tarde o temprano conseguirá. Mis colegas no tendrían esa actitud tan pasiva que tanto les caracteriza y saldría a la calle a buscar su oportunidad.

“Las oportunidades no llegan solas, se pelean por ellas”

Los mensajes en el fondo dicen los mismo. Ambos dos parten de las mismas estadísticas, sólo que la forma es completamente distinta siendo esta segunda una de carácter luchador que invita a sus alumnos a superarse a sí mismos, a aprender a utilizar los recursos que tienen en sus manos y a salir hacia adelante como sea. Lo curioso de todo esto es que hoy más que nunca nuestros jóvenes y nuevos talentos cuentan con más recursos que el productor importante que nos mató la ilusión.

La forma de pensar de ese señor es la que no nos está permitiendo aceptar que iniciativas como Filmarket Hub son auténticas oportunidades para todo el sector dónde un guionista puede poner su guión a merced de las mejores productora españolas por un costo infinitamente inferior a los reglamentarios 3.000€ que cuesta ir a cada festival. La forma de pensar de este señor es la que hace que cuando hablas con expertos guionistas sobre la herramienta y que saben de otras plataformas como estas nos dicen “El proyecto es extraordinario, es lo que todo guionista siempre ha estado esperado, pero aquí en España no va a funcionar”. Esta última oración era la que más pena me causa. Es cierto que si en este país no cambiamos la manera de pensar de manera integrada poco me temo que la situación de “crisis” vaya a cambiar. De pronto no será una crisis económica pero será otro tipo de crisis seguro. Estamos tan metidos en ese pesimismo constante, como si nada bueno nos pudiera pasar que no somos capaces de ver más allá de nuestra fronteras y descubrir que alrededor de nosotros tenemos lo que necesitamos.

¿Qué pasaría si dijera que todo el pesimismo y los prejuicios que se tenía de la industria hasta ahora estaban equivocados?

Cuando se me ocurrió Filmarket Hub las únicas personas que tuve presente a la hora de diseñarlo fueron los creativos. Para mi eran los más desprotegidos y a la vez los más importantes y  pensaba, cómo puedo crear un sistema más democrático, un sistema que de forma sencilla les permitiera vender sus ideas de manera segura mientras ellos sólo dedican su tiempo a crear, y todo esto por un precio muy bajo asequible a los bolsillos de todos. Es curioso, pero utilizan más la plataforma productoras realmente importantes de España y Colombia que los creativos. Diariamente estas empresas entran en nuestro mercado online buscando guiones y los guionistas, que tienen la oportunidad que tanto esperaban, le ponen pegas al sistema. Son los propios soñadores los que no se están permitiendo soñar.

La excepcionalidad de la plataforma seguirá existiendo y es una pena porque si Filmarket Hub dejase de funcionar no sería porque lo productores no la tomaron en serio, o porque el sistema es elitista y hay que pagar lo mismo que se paga actualmente en el mercado real. Sería porque los que más se beneficiarían de la herramienta no la quisieron utilizar y mucho menos apoyar. Esta es la realidad.

Sin embargo este país, y muy a mi pesar porque es donde me profesionalicé y le tengo un aprecio incalculable, no es el único mercado cinematográfico que hay. Afortunadamente, como dije anteriormente, las empresas más importantes sí creen en la plataforma, han dado su apoyo y toda Latinoamérica está a nuestra disposición. Así lo está demostrando Argentina. Cada día son más los argentinos que están empezando a utilizar la plataforma que los españoles. Y eso es bueno, muy bueno.

El error está en pensar que la culpa siempre es del otro. No hacemos cine porque el gobierno nos quitó las subvenciones, no hacemos cine porque las productoras no nos apoyan, no hacemos cine porque un productor entró un día a clases y me dijo que yo no sería lo que siempre he querido ser. La verdad es que si no hacen cine es porque no quieren, la culpa no es de otro es de ellos mismos.

Mientras la mentalidad de nuestra industria cambia de manera integrada yo seguiré apoyando todas esas iniciativas que quieran aportar una ayuda a la profesionalización de nuestro trabajo. No seguiré el ejemplo de ese productor y me permitiré a mi misma a soñar. 

Ese mismo señor me dijo una vez, con toda su sabiduría y sus frase sentenciares, que la idea de crear un mercado online no iba para ningún lado y aquí estoy con una plataforma que cuenta ya con miles de usuarios y un mercado que entró en escena  hace unos meses con una fuerza excepcional.

Si a partir de mañana todos los creativos que quieran dar un vuelco a sus carreras, se unen al movimiento de filmmakers, será más que bienvenido a Filmarket Hub 🙂

“Yo soy una fighter de filmarket hub”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s