Cuanto más trabajo con creativos como guionistas, directores de cine, artistas e incluso emprendedores de startup, más entiendo por lo que están pasando y cuáles son las debilidades que comparten, y que les están haciendo la vida más complicada sin saberlo.

Esas debilidad, o errores son producto de nuestras habilidades (comportamientos aprendidos) y no de nuestro talento. Estoy absolutamente convencida que el éxito profesional y personal guarda una mayor relación con nuestras habilidades que con nuestro talento. Para mi, todos somos creativos (y hasta artistas), sólo que algunos lo han desarrollado en mayor medida que otros.

A continuación te hablaré de 5 hábitos que para mi todo artista y emprendedor debería remover de su cerebro para que así la curva hacia el éxito se acelere y consigas construir tu carrera profesional como a ti te apetece.

1. Intenta no utilizar la frase todo-poderosa: “No tengo tiempo ahora mismo para esto…”

ERROR. El tiempo se domina. Sólo necesitas dos cosas: orden y voluntad. Lo he conversado muchísimo con nuestros guionistas y directores. Lo que yo veo en la mayoría de ellos es que cuando utilizan esta frase realmente la están usando para evitar algo (sobre todo cuando ese algo está muy relacionado con “entregar”) y es la excusa perfecta para mantenerlos dentro de su zona de confort y no enfrentar los verdaderos retos que están ahí fuera. Puede que no sea tu caso, aún así te pediría que lo meditaras aunque sea unos minutos y te aseguraras de que efectivamente no la estás usando para evitar algo que no te apetece demasiado.

Cuando me dicen “no tengo tiempo”, lo que hago es invitarles al reto de que estudien honestamente sus horarios semanales y me digan cuántas horas dedican a actividades que no les está ayudando a desarrollar sus carreras profesionales (sin contar el deporte, que aunque no es una actividad directamente relacionada con el trabajo creativo es muy sano para la mente, la herramienta de trabajo de los creativos) y tristemente la repuesta suele ser “Muchas”.

bey

Haz esto: escribe una lista de las cosas que tienes y quieres hacer en la semana y selecciona dos o tres actividades que quieras conseguir y terminar esa semana. Luego, dibuja en un papel un horario con tus horas que utilizas habitualmente para ser productivo y coloca esas actividades prioritarias que quieres hacer esa semana. Con hora de inicio y hora de finalización. Organiza tu horario y entrena tu músculo creativo.

2. Constantemente te evades cuando otros están hablando

ERROR. Que muy pocos se dan cuenta que lo están haciendo y es normal, lo habitual de la mente creativa es que le sea difícil encontrar el foco de las cosas y tirar hacia adelante con constancia y sin distracciones hasta que llegar al objetivo. El no tener un foco tiene sus pros y sus contras, las mejores ideas vienen cuando la mente está a lo suyo, inspirada, sin prestar mucha atención y sin ninguna responsabilidad pendiente. Pero cuando otros están presentes no es el mejor momento para que tu mente se vaya de paseo. Para que lo entiendas con un ejemplo muy cercano, es como cuando estás con un amigos hablando con el de muchas cosas y de pronto este abre su móvil y entra en facebock. Como es algo que ya lo tiene tan interiorizado, seguramente lo esté haciendo como un hábito. Y eso está FEO. Cuando alguien te está hablando, intenta mantener tu mente en ese lugar… Puede que te sorprendas de lo que aprenderás.

are-you-paying-attention

Haz esto: mantén contacto visual. Sé un oyente activo, no uno pasivo esos no aprenden casi nunca nada importante, sólo se quedan con lo que quieren escuchar que normalmente suele estar más relacionado con algo poco relevante (nuestra mente es muy caprichosa, la jodía). Ofrece feedbacks, esto es excelente porque no sólo le dices al interlocutor que estás atento, también estás afianzando esas ideas. Cuidado con interrumpir, eso está feo también 🙂

3. Ignoras consejos e ideas sin siquiera tenerlas en consideración

Esto es algo lamentablemente muy habitual en nuestro sector. Recuerdo que hace años un amigo me pidió que leyera su guión de su primera película y le dijera las posibilidades de producción que tenía. Después de escucharle detenidamente, lo que había conseguido y lo que le faltaba le dije. “Necesitas un productor que te acompañe en el proceso de desarrollo, de lo contrario no vas a poder salir del caos que tu mismo has creado alrededor de tu idea”. Pues, no se lo pensó un segundo. Se enfadó y se fue todo digno por la puerta… Al día de hoy, mi amigo que es amiguísimo mío y que lo quiero mucho, sólo ha logrado hacer 2 cortometrajes.

Otro amigo tenía un proyecto de largometraje espectacular, nunca visto en la industria española. Cuando me lo enseñó me pidió que la produjera con el, junto con otra productora que lo iba hacer posible. Yo, que ya había trabajado con esa productora y que los conocía muy bien, le dije a mi amigo que mataría por ser su productora en el proceso de desarrollo pero que conocía muy bien esa empresa con la que el quería trabajar y lo que iban hacer era justo lo contrario, quemar su idea, quemarlo a el y cargase el proyecto. Tres años después, mi amigo se ha ido huyendo a las Pampas en Argentina porque no quiere saber de nada ni de nadie. (Lo extraño mucho 😦 )

photo-1416592251798-377ad3ec7491

Haz esto: busca a las personas que más confías en tu vida. Explícales tu caso y ¡escúchalos! Aunque no creas que tengan razón al 100% dales el beneficio de la duda… Por algo será. Es verdad, todo el mundo siempre tiene una opinión para darte, ¿pero te debes de fiar de todos? Haz tu séquito de confianza y confía. Mi amigo, el de las Pampas, sabía que tenía razón con respecto a la reputación de esa productora y mi otro amigo, el que se fue enfadado y digno, también sabía que yo tenía razón cuando le decía que le faltaba mucho trabajo para que los inversores confiaban y que necesitaba ayuda porque no podía hacerlo solo. Antes de que descartes una idea, lo que yo te recomiendo que por la noche, con la almohada le des unas vueltas a aquello que te hayan dicho, por muy bizarro que sea. Escucha TODO lo que te digan, pero siempre con cabeza.

4. Crees que para que algo salga bien lo tienes que hacer tu

ERROR. Y uno de los peores. Aunque es muy cercano al punto anterior, no escucha consejos o ideas porque creo que las mías son mejor. Este hábito va más allá del famoso “lo hago yo porque nadie lo sabe hacer bien”. Con este habito también me refiero a personas que subestiman el trabajo de otros, “el trabajo del productor es muy fácil, lo puedo hacer yo solo” este analista de guión se esquivo, voy a reescribir mi guión como yo creo” y así… Está claro, las personas no tienen la verdad absoluta en sus manos. Te puede llegar un mal consejo, un mal análisis, una mala estrategia de producción, pero como con el punto anterior. Medítalo primero, con la cabeza y con el corazón, antes de tomar la siguiente decisión. Son contados los caso de personas que llegan al éxito solos.

Haz esto: la regla fundamental para las cosas es el sentido común, que aunque sea difícil creerlo son pocos los que realmente lo ponen en práctica. Si hay algo que alguien está haciendo mal, resiste la tentación de ponerte hacerlo tu mismo e intenta explorar todas las variables que tienes a tu alrededor para conseguir eso que tu quieres antes de ponerle tus manos encima. Hehe… Producir una película es dificilísimo, si hay alguien que te resulta que lo hace facilísimo, no es productor o puede que te hayas topado con la productora que nombre anteriormente y ¡cuidado! Puede que termines sin película y acompañando a mi amigo en la Pampa.

5. Ignorar las necesidades de tu cuerpo

SUPER ERROR. Me refiero al cansancio mental, al desconectar, al no saturarte y al no perder el tiempo en cosas que no son productivas envolviéndote en un aura de improductividad que se va comiendo los mejores años de tu vida. Por muy tonto que te pueda parecer, cuidar tu cuerpo y nutrirlo bien es lo mejor que puedes hacer para construir tu carrera. Dormir tus horas, hacer ejercicio, contar con una rutina de trabajo, salir con tus amigos a disfrutar de los ratos libres y dedicarle tiempo a tu pareja, tu familia, a ti mismo.

Haz esto: duerme. 🙂 realiza un seguimiento de tu productividad e intenta metrifica los momentos y las horas que te sientes con más productividad y poco a poco irás conociendo mejor tu cuerpo y su mente, que como siempre digo es tu herramienta de trabajo.

Si te parece que hay más hábitos que deberíamos tratar de eliminar de nuestro día a día para ser más productivos háznoslo saber, me encarará compartirlo entre todos e ir viendo cómo conseguir escribir historias de manera efectiva.

Por cierto, otro artículo que te convendría conocer es el que te explico Cómo los creativos deberían gestionar su tiempoPara mi, la clave de todo está justo en este punto y es algo en lo que debes trabajar día a día.

Espero que te haya gustado este post

Nos vemos la semana que viene
Bye

¡Gracias por leer! 🙂 Si te gustó este artículo, pulsa el botón de “Me gusta” abajo para que wordpress se lo enseñe a más personas o compartelo en tus redes.

¿Te gustaría que te ayudara en algo? Dime hola en:

Instagram | Twitter | Facebook

Suscríbete en mi newsletter AQUÍ

 

Anuncios

Escrito por Andrea G. Giannone Acea

Productora ejecutiva, estudié Comunicación Audiovisual en la Universidad de Navarra y posteriormente me vine a la ciudad de Barcelona a estudiar en la ESCAC y especializarme en producción ejecutiva. Después de estar dos años trabajando en varias productoras de cine decidí, junto con unos colegas del sector, fundar la productora We Produce Films donde actualmente estamos desarrollando 3 largometrajes y 1 serie de televisión. Mientras tanto soy C.E.O y fundadora de FILMARKET HUB

6 comentarios

  1. Un artista no es lo mismo que un emprendedor. Uno crea desde sus emociones y el otro produce con materias primas. Uno permite que la obra madure y el otro estandariza tareas. Me late que menciones el saber identificar las necesidades del cuerpo. Y creo que la clave de todo es volverse autómata con tareas pequeñas atacando los hábitos que impiden la creación o la producción. E insisto, hay que dejar de adjudicarle atributos mezclados al emprendedor, intentando crear un solo modelo de emprendedor, pero, sobre todo, ver al artista como un productor y no como un creado: no son lo mismo.

    Whatever works.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s